Mientras somos jóvenes el envejecimiento facial no nos preocupa, pero con el paso del tiempo empiezan a manifestarse los temidos signos de la edad: líneas de expresión, arrugas, pérdida de volumen (flacidez) y pérdida de densidad (piel más delgada y con menor flexibilidad).

Pero, ¿por qué ocurre esto?

Las causas del envejecimiento facial se deben tanto a factores endógenos como exógenos, y en este artículo trataré de explicar aquellos sobres los que podemos intervenir para retrasarlas al máximo.

¿Cuáles son las causas del envejecimiento facial?

Las podemos clasificar en causas endógenas o intrínsecas y causas exógenas o extrínsecas.

Las causas endógenas son inevitables y engloban el propio envejecimiento del organismo, la morfología de la piel y la genética. Estas causas sólo son responsables del 25% del envejecimiento.

Las causas exógenas sí son evitables, son las causantes del otro 75% y son las que denominamos exposoma.

El exposoma es el conjunto de factores a los que está sometida una persona desde que nace hasta que muere y el cual tiene una repercusión sobre la salud.

En relación al envejecimiento cutáneo, se han identificado 7 factores externos y modificables sobre los que podemos actuar: la radiación solar, la contaminación, el tabaco, las temperaturas elevadas, la nutrición, la falta de sueño y el estrés.

¿Qué podemos hacer para prevenir el envejecimiento facial?

Cuidar nuestra alimentación

¿Sabías que la nutrición puede ser responsable de hasta el 30% de las arrugas? La buena noticia es que puedes prevenirlas incorporando en tu dieta alimentos ricos en:

  • Vitamina C: demás de actuar como antioxidante interviene en la síntesis de colágeno.
  • Vitamina E: antioxidante y protector de las membranas celulares.
  • Ácidos grasos esenciales como el Omega 3.
  • Zinc: necesario para la síntesis de queratina.
  • Cobre: interviene en la síntesis de colágeno y elastina.
  • Carotenoides: derivados de la vitamina A con acción antioxidante y preventiva del daño celular.
  • Colágeno: aporta firmeza y elasticidad a la piel.
  • Vitaminas del grupo B: ayudan a mantener el buen estado de la piel.
Alimentos que contribuyen a la prevención del envejecimiento prematuro de la piel

No olvides la importancia de mantener una hidratación adecuada, así como la de reducir o eliminar el consumo de azúcares y bebidas alcohólicas.

No fumes

El tabaco aumenta el número de radicales libres y disminuye el grado de hidratación en el estrato córneo.

Favorece la aparición de arrugas y sequedad; y provoca falta de luminosidad: la piel adquiere un tono amarillo grisáceo en lugar del tono rosado característico de una piel sana.

Utiliza factor de protección solar a diario

La radiación solar es el principal agente externo responsable del envejecimiento facial.

Para evitar el envejecimiento prematuro de la piel, debemos protegernos durante todo el año frente a la radiación UVA, UVB, luz visible e infrarrojo.

Es imprescindible que cambiemos nuestros hábitos e introduzcamos la crema solar como parte de la rutina diaria. Sólo así conseguiremos una piel sana y retrasar al máximo los signos de la edad.

Duerme lo suficiente y evita el estrés

El estrés crónico puede provocar una disminución del sistema inmune, estrés oxidativo y daño en el ADN, factores que contribuyen al envejecimiento prematuro de la piel.

Algunos estudios también demuestran la relación entre el estrés y la falta de sueño con una disminución en la permeabilidad de la epidermis y el deterioro de la barrera cutánea.

Por otra parte, dormir menos horas de las necesarias provoca signos visibles de cansancio como bolsas, ojeras y piel apagada.

Evita las temperaturas elevadas

Exponerse a altas temperaturas puede provocar procesos inflamatorios y daño oxidativo en el ADN.

Esto se pudo comprobar observando el envejecimiento avanzado de los brazos de los panaderos, probablemente consecuencia de trabajar en los hornos.

En el día a día, utilizar agua muy caliente, ya sea durante la ducha o para aclarar los productos de limpieza facial, puede conducir a la aparición de arañas vasculares en el rostro. Lo ideal es emplear agua tibia.

Protégete de la contaminación

Cada vez están más claros los efectos negativos que la contaminación ambiental causa en nuestra piel: estrés oxidativo, debilitamiento de la barrera cutánea, inflamación…

Además, la contaminación también puede agravar el curso de algunas afecciones dermatológicas.

No podemos controlar el nivel de polución al que estamos sometidos diariamente, pero sí limitar los efectos que puede tener sobre nuestra piel. Para ello, hoy en día ya existen cosméticos formulados para protegernos de la contaminación ambiental.

Cosméticos y envejecimiento facial

Además de las recomendaciones anteriores, no podemos olvidar el papel tan importante que desempeña la cosmética en la lucha contra el envejecimiento de la piel.

Antioxidantes para neutralizar los radicales libres, filtros solares para protegernos de la radiación, reparadores de la barrera cutánea, productos de limpieza que eliminan la suciedad de la piel sin alterar el manto hidrolipídico…

Preocúpate por escoger cosméticos con eficacia demostrada, para conseguir que ese 75% de causas exógenas que hacen envejecer nuestra piel se reduzca al máximo.


🌸¿Sabías que la genética sólo afecta a un 25% de nuestro envejecimiento facial?

🌸¿Te preocupas en tu día a día de intervenir en el 75% restante?

Cuéntame en comentarios, estaré encantada de leerte😊

Bibliografía

Jean Krutmann, Anne Bouloc, Gabrielle Sore, Bruno A. Bernard, Thierry Passeron. The skin aging exposome. Journal of Dermatological Science, 2017. Vol 85. 152-161

Molina Bermejo. Mnifestaciones cutáneas y tabaco, 2005. Vol 12 (9). 582-588