El melasma es una afección cutánea en la que tiene lugar un aumento en la producción de melanina.

Se caracteriza por la aparición simétrica de manchas oscuras e irregulares, principalmente en el rostro (mejillas, labio superior, frente), pero también puede aparecer en el cuello y antebrazos.

Es más frecuente en mujeres, pieles oscuras y zonas geográficas con más horas de sol.

Aunque es asintomática y se trata de un problema principalmente estético, puede influir de manera muy negativa en la autoestima de quienes la sufren.

Hoy te cuento brevemente los factores que pueden contribuir a su aparición, qué medidas preventivas debes tomar para evitarlo y cuál es su tratamiento.

Causas del melasma

Las causas que originan el melasma no están del todo claras, sin embargo se han descrito múltiples factores implicados en su aparición: exposición solar, cambios hormonales, uso de algunos fármacos y cosméticos y predisposición genética.

Exposición solar

Es uno de los factores más importantes que contribuyen al desarrollo del melasma, debido a que la radiación ultravioleta estimula la melanogénesis (síntesis de melanina).

La melanina es el pigmento que se encarga de dar color a nuestra piel y de protegerla de la radiación solar, pero una producción excesiva puede provocar la aparición de manchas.

Cambios hormonales

El factor hormonal explica que la frecuencia de aparición del melasma en embarazadas sea tan alta, así como en mujeres que toman anticonceptivos orales o personas que están bajo tratamiento hormonal sustitutivo.

Predisposición genética

Se ha visto que un elevado porcentaje de personas que sufren melasma refiere algún familiar directo con la misma afección.

Medicamentos y cosméticos

Existen medicamentos y cosméticos que son fotosensibilizantes. Esto quiere decir que una vez ingeridos o aplicados, pueden generar una reacción a nivel cutáneo si no nos protegemos de la exposición solar.

Cómo prevenir el melasma

La medida más importante para prevenir la aparición del melasma o evitar que se agrave si ya lo padeces es la fotoprotección, y deberá realizarse de forma rigurosa y adecuadamente:

  • Uso de fotoprotector con FPS 50+ todos los días del año, en cantidad generosa y reaplicando cada 4 horas.
  • Aplicar el fotoprotector en cantidad adecuada (2 mg/cm2, que para la cara equivale a dos dedos de producto).
  • Proteger la piel también con medidas físicas, como son el uso de gorros, gafas de sol, sombrilla…
  • Evitar las horas centrales del día en que la radiación solar es más intensa.

Si se toman anticonceptivos orales, valorar con el médico su suspensión.

Cómo tratar el melasma

El melasma debe ser diagnosticado siempre por el dermatólogo.

Si tienes melasma es importante que sepas que se trata de un problema crónico. Las manchas pueden mejorar hasta hacerse imperceptibles, pero al mínimo descuido volverán a aparecer. Probablemente deberás modificar algunos aspectos en tu estilo de vida y concienciarte sobre ello será clave para conseguir resultados satisfactorios.

Dicho esto, el tratamiento tópico se basa en la terapia (según la severidad del caso, monoterapia o terapia combinada) con diferentes activos despigmentantes:

  • Hidroquinona: es el despigmentante estrella y se emplea desde hace años. Puede emplearse sólo o en combinación con otros activos.
  • Retinoides
  • Ácido azelaico
  • Ácido kojico
  • Vitamina C
  • Niacinamida
  • AHA´s

Otra alternativa de tratamiento son los peelings, láseres y luz pulsada, que deben ser realizados por un profesional. No son la primera opción de tratamiento y se suelen dejar reservados para tipos de melasma muy concretos.

Y vuelvo a recalcar que, tan importante como el tratamiento o más, es proteger el rostro de la exposición solar. Si padeces melasma, no te limites al uso de FPS 50+. Evita todo lo posible que te dé el sol en la cara. Es muy importante concienciarse en este aspecto, porque de lo contrario el tratamiento no va a resultar efectivo.

Vivir con melasma

Padecer melasma puede generar problemas de autoestima y mucha frustración si no se alcanzan los resultados esperados. Conocer a fondo esta afección de la piel te ayudará a tener objetivos realistas.

paciente y constante con el tratamiento, y permanece siempre alerta. Aunque mantengas las manchas bajo control, nunca desaparecerán por completo. No descuides la fotoprotección ni emplees cosméticos que puedan irritar tu piel.

Y lo más importante, no permitas que el melasma te amargue los días. Sé que es muy fácil decirlo, pero hoy existen maquillajes con una cobertura realmente excelente. Conviértelos en tu mejor aliado y ¡vuelve a presumir de piel!

Bibliografía

www.aedv.es Manchas: lo último para combatirlas. (13/10/2019)

Ivonne Arellano Mendoza y cols. Guías de diagnóstico y manejo del melasma. Dermatología cosmética, médica y quirúrgica; 2017;16(1):12-23

Jean L. Bolognia, Julie V. Schaffer y Lorenzo Cerroni. Cuarta edición dermatología 2018; 2374, 1119-1122.